Un día normal

Amaneció y salté de la cama. Era tarde. Más de lo habitual. Últimamente me cuesta salir de la cama, sobre todo cuando transcurrió una semana agotadora. Abrí la ducha, y me bañé lo más rápido posible mientras pensaba que ponerme. Me vestí como zombie agarrando en la oscuridad cada prenda. Volví al baño, me peiné, volví a pensar que tengo el pelo demasiado largo, me maquillé solo un poco para no parecer muerta, crema, perfume, cartera, llaves. Estoy afuera esperando el primer colectivo. Lata de sardinas, odio viajar en Buenos Aires, al menos este es un tramo corto. Bajo, respiro un poco, busco los auriculares del celular en el desbole de mi cartera, camino, casi corro. Llego a la parada del segundo colectivo, conecto el auricular, pongo la radio, otra, no la de siempre. Subo, saco boleto, me siento! una bendición de viajar en Febrero. Voy con el vientito en la cara como me gusta, hay poco tránsito y el viaje se hace liviano. Ya me gustan dos temas de los que pasaron en el programa de radio, y eso no es poco para esta radio. Bajo del colectivo, camino las 5 cuadras hasta la oficina y en el trayecto me sorprende algo que suena en mis oídos. Otro tema que me gusta, este me gusta más que los otros, hace mucho no lo escuchaba. Pienso, "buen tema para un viernes, llego y lo subo al blog". Bueno, se me hizo un poco tarde.

2 charletas:

Bea dijo...

Qué grande Charlyyyy!!! Pese a quien pese

(Qué lejos te queda el laburo, :(

Beso de lunes-casi-martes!!

Yo® dijo...

Ehhh que tarde! Que hace comentando a esas horas? Jaja.

No soy fan de Charly, pero estos temas viejos son impresionantes y no se le puede negar el talento.

Mi trabajo es más trasmano que lejos, y el viaje se hace largo. Igual aprovecho para escuchar musiquita :)

Beso ya de martes!!